La miopía es un defecto en el ojo, que provoca una distorsión en el enfoque de los objetos que se encuentran alejados, tornándolos borrosos. En general, se considera que la miopía es una variante de la visión normal y no una patología.

En la miopía, la luz penetra en el ojo y es refractada por el cristalino y la córnea. Dichos rayos refractados deben enfocarse sobre la retina, para producir una visión nítida de los objetos, pero en un ojo miope, la luz se enfoca por delante de la retina. Existen dos causas posibles para este desfasaje: el globo ocular es demasiado grande o la córnea está demasiado curvada.

Hay dos tipos de miopía: la miopía simple y la miopía magna.

En la miopía simple (hasta 8 o 9 dioptrías), se produce una estabilización aproximadamente a los 20 años de edad. Aparece en la infancia y juventud, y no suele producir problemas serios.

En la miopía magna (a partir de 9 dioptrías) se da una estabilización a una edad más adulta. Suele presentar una degeneración de la retina, el vítreo y la coroides. Existe riesgo de desprendimiento de retina, cataratas y glaucoma, incluso la ceguera. Esta variante es más común en las mujeres.

Causas de la miopía:

La miopía puede originase en la presencia de cierto tipo de cataratas. Pero también puede deberse al queratoconos, una afección que disminuye el espesor de la córnea, por lo que su curvatura se hace más pronunciada.

En algunos casos, se puede confundir la miopía con la pseudomiopía, una afección originada en ciertas enfermedades o en algunas drogas, pero ésta enfermedad desaparece usualmente al cesar las causas.

El factor genético tiene un papel importante en la aparición de la miopía.

El medioambiente tendría cierta incidencia en el desarrollo de la miopía, pero no se han podido establecer los mecanismos.

Síntomas y diagnóstico de la miopía:

La sintomatología comprende: visión borrosa de los objetos lejanos, cefaleas, cansancio ocular, la tendencia a entornar los ojos para mejorar la visión.

El diagnóstico se hace complicado en el caso de niños, por lo que los padres deben estar atentos a las manifestaciones, como entornar demasiado los ojos al mirar televisión, la pizarra del colegio, acercarse demasiado al libro para leer. Esto facilita la detección de la enfermedad y permite su pronto tratamiento.

Como una peculiaridad, los miopes tardan más tiempo que el resto de la gente en desarrollar la presbicia.

La miopía suele aparecer entre los 10 y los 25 años de edad, aunque no existe una edad especial para que aparezca. La incidencia de esta enfermedad es muy elevada, llegando a un porcentaje mayor al 25% de los adultos en el mundo.

Para favorecer un diagnóstico precoz, es conveniente que los niños sean sometidos a revisión anual si no presentan problemas oftalmológicos, y los adultos cada dos años.

Tratamiento de la miopía:

Los tratamientos de corrección de la miopía incluyen: gafas o lentes de contacto, CRT, cirugía y ortoqueratología.

Las gafas son el tratamiento más común, debido a que su coste es mucho menor que el de las lentes de contacto.

Las lentes de contacto: brindan mejor visión periférica que las gafas, además de sus beneficios estéticos. Como contrapartida, requieren de mayores cuidados, limpieza apropiada. Cuando no se utilizan en condiciones, pueden ocasionar infecciones, lesiones en la córnea, entre otros.

El CRT (Corneal Refractive Therapy) es una técnica especial que consiste en el uso de lentes especiales para dormir, las que deforman la córnea, proporcionándole una forma más acorde. Se utilizan sólo durante el sueño y dejan la córnea deformada al retirarlas por 72 horas. Este sistema sólo puede utilizarse con miopías de 6 dioptrías como máximo. También sirve para corregir el astigmatismo.

La cirugía refractiva es un procedimiento quirúrgico que cambia la forma de la córnea. Existen distintos tipos de cirugía: LASIK (láser), PRK (también es láser), queratotomía radial (una serie de cortes en la córnea para reducir su curvatura, es una técnica anticuada).

Mas noticias sobre : De los ojos
Comentarios : (0)