Las vacunas son preparados biológicos que se aplican a personas sanas para generar anticuerpos contra enfermedades. Constituyen la mayor medida preventiva que se conoce, beneficiando tanto a las personas vacunadas como a las que no lo están, porque alejan de su entorno a los agentes productores de enfermedades.

Las vacunas han permitido la erradicación de enfermedades que antaño provocaban una inmensa mortandad como la viruela, y las que pronto serán erradicadas como el sarampión y la poliomelitis, además de enfermedades que están en camino de ser controladas como la hepatitis B, el tétanos, la tos ferina, la difteria, entre otras.

La mayoría de las vacunas se aplican en los niños, pero los adultos también necesitan de la protección de las mismas. Enfermedades que también atacan a los adultos como: tétanos, difteria, neumococo, la gripe, la rubéola, pueden prevenirse con las vacunas.

Cómo funcionan las vacunas:

La mayoría de las vacunas están elaboradas empleando los agentes infecciosos, inactivados o tratados para bloquear su capacidad para ocasionar la enfermedad, pero manteniendo su capacidad generadora de respuesta del sistema inmunológico sobre la persona vacunada.

Entre las vacunas existentes podemos destacar las que evitan la aparición de enfermedades como: Hepatitis A, Hepatitis B, Difteria, Tos ferina, Poliomielitis, Sarampión, Rubéola, Parotiditis, Meningitis meningocóccica C, infección invasora por Neumococo, infección invasora por Haemóphilus influenzae tipo b, Varicela, Fiebre tifoidea, Fiebre amarilla y Gripe. Además de otras vacunas de uso limitado.

Por lo general, las vacunas se aplican mediante una inyección, aunque existen algunas de administración oral (poliomielitis, cólera, fiebre tifoidea). Para conseguir un efecto protector que dure años o toda la vida, pueden requerirse varias dosis.

Cada país tiene elaborado un calendario de vacunación para facilitar la administración de las mismas a toda la población infantil, en dichos calendarios se describen las dosis y edades para la vacunación. En muchas ocasiones se recurre a la combinación de varias vacunas para reducir el número de inyecciones.

Aunque las vacunas están consideradas como medicamentos seguros, pueden presentarse casos de reacciones adversas: dolor y enrojecimiento en la zona vacunada, fiebre, dolores musculares generalizados. Son muy raras las reacciones alérgicas intensas frente a alguno de los componentes de las vacunas.

Mas noticias sobre : Inmunológicas
Comentarios : (2)