La depresión, un trastorno del estado de ánimo

Casi todo el mundo se ha sentido deprimido en algún momento de su vida por situaciones que lo sobrepasan, pero cuando este estado de ánimo se prolonga demasiado, se convierte en un trastorno psicológico. Conoce los síntomas de la depresión, un trastorno del estado de ánimo que puedes combatir para mejorar tu calidad de vida.

Todos sabemos lo que es la depresión, pero si tenemos que describirla, podemos decir que es un estado de ánimo que nos hace sentir tristes, infelices, abatidos, decaídos. Es normal sentirse así en ciertas circunstancias, como ante la pérdida de un ser querido, la pérdida del empleo, una enfermedad grave.

Pero cuando los síntomas se prolongan, comienzan a interferir con nuestra vida cotidiana, entonces se convierte en depresión clínica y no somos capaces de manejar la tristeza, la pérdida, la frustración o la ira.

Síntomas de la depresión:

• Ánimo decaído o irritable.
• Desinterés por las actividades habituales.
• Trastornos del sueño (insomnio o sueño excesivo).
• Trastornos del apetito.
• Cansancio y falta de energía.
• Sentimientos de culpa, odio por sí mismo, de inutilidad.
• Problemas de concentración.
• Movimientos enlentecidos o acelerados.
• Retraimiento o inactividad.
• Desesperanza y abandono.
• Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

Las personas deprimidas suelen tener baja su autoestima, arrebatos de ira, pérdida del placer ante actividades que normalmente los hacen felices (como la actividad sexual).

En los niños, los síntomas suelen ser diferentes a los de los adultos. Si el niño baja su rendimiento escolar, tiene trastornos del sueño o del comportamiento, podría estar deprimido. Ante la sospecha de depresión en un niño, es necesario consultar con el pediatra, él te recomendará qué hacer.

Los tipos de depresión

Depresión mayor: es aquella donde el paciente presenta cinco o más síntomas, durante más de dos semanas. Si no se trata, puede durar hasta seis meses.

Depresión menor: similar a la anterior pero con sólo dos a cuatro síntomas.

Depresión atípica: sus síntomas son comer y dormir excesivamente, la persona se siente sobrecargada y sufre por el rechazo.

Distimia: es una forma de depresión leve que puede durar años si no se trata.

Depresión posparto: incluye los síntomas de la depresión mayor y ocurre luego del parto.

Trastorno disfórico premenstrual: esta depresión ocurre en la semana previa a la menstruación y desaparece al culminar la misma.

Trastorno afectivo estacional: ocurre más frecuentemente en otoño e invierno. Y suele desaparecer en primavera y verano. Puede estar ocasionado por la falta de luz solar.

La depresión es más frecuente en hombres que en mujeres. Se da mayoritariamente durante la adolescencia.

Causas de la depresión

Es frecuente que la depresión se transmita de padres a hijos, debido a un componente genético, a comportamientos aprendidos o a ambos factores.

Factores causantes:

• Alcoholismo o drogadicción.
• Enfermedades y tratamientos médicos (cáncer, dolor prolongado, insomnio, esteroides, hipotiroidismo, etc.).
• Situaciones o hechos estresantes (maltrato, rechazo, pérdidas, algunos tipos de cáncer, fracasos, desamor, pérdida del trabajo, aislamiento social).

Cuidados en el hogar:

Ante una situación de depresión que se prolonga por más de dos semanas, debemos acudir al médico, quien diagnosticará el padecimiento y recomendará su tratamiento apropiado. Pero no obstante esto, podemos tomar algunos cuidados personales que contribuyan a salir de esta situación:

• Dormir bien.
• Alimentarse sanamente.
• Hacer ejercicio regularmente.
• Evitar las drogas y el alcohol.
• Realizar actividades que lo hagan feliz.
• Dedicar tiempo a la familia y a los amigos.
• Practicar actividades relajantes.
• Fototerapia para las depresiones que ocurren durante los meses de invierno y otoño.

Mas noticias sobre : Mentales, Tiroides
Comentarios : (0)