exoesqueleto robótico

Una investigación conjunta entre la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, el Hospital de Alicante y el Instituto Cajal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, está trabajando en un experimento con pacientes hemipléjicos, destinado a ensayar una interfaz cerebral que movilizaría un brazo con exoesqueleto robótico.

El proyecto Brain2Motion ha obtenido un 75% de éxito en los ensayos con pacientes hemipléjicos, que habrían sido capaces de mover un brazo robótico comandado por el cerebro, que permitiría a estos pacientes mover voluntariamente el miembro paralizado.

La investigación procura ofrecer una oportunidad de movilizar el brazo a pacientes que perdieron su capacidad de movimiento. El exoesqueleto robótico se acopla al brazo afectado y su interfaz es capaz de capturar los impulsos que el cerebro emite al pensar en la acción.

El exoesqueleto robótico ARMEO, fue diseñado por un equipo del Instituto Cajal y la interfaz por el Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad Miguel Hernández.

La experiencia consiste en situar al paciente frente a un objeto que desean alcanzar, cuando la persona piensa en mover su mano, la interfaz cerebral detecta la intención y traslada el comando al brazo robótico. El estudio requiere de una calibración previa de la interfaz a las señales de actividad cerebral del paciente, con las que se compone un patrón de comportamiento de la persona.

Los aciertos en la detección de una intención motora por parte del exoesqueleto robótico, rondan el 80%, mientras que los aciertos en la detección de la imaginación motora llegan al 70%. El proyecto ha permitido a muchos pacientes que sufren hemiplejia, mover su brazo con solo la voluntad de su cerebro, representando una esperanza de rehabilitación para pacientes con hemiplejia, mucho mayor que la obtenida con métodos tradicionales.

Mas noticias sobre : Musculoesqueleticas, Neurologicas
Comentarios : (0)