Consejos para mantener la espalda recta

La mejor manera de evitar una escoliosis severa es me­jorando las costumbres de pose que tenemos. Algunas pautas a seguir para asegurar la salud de la columna son:

-Evitar el sedentarismo. Quedarse sentado mucho tiempo, no cambiar de pose en forma regular, moverse lo menos posible, son hábitos que no hacen más que em­peorar los problemas de es­palda. El ejercicio físico re­sulta ideal para mantener la columna flexible y sana: con tan sólo caminar unos cuan­tos minutos por día es sufi­ciente.

-Cuidar la postura al sentar­se. Lo más importante es cui­dar que la columna siempre se encuentre bien recta y apoyada firmemente sobre un respaldo. Colocar un al­mohadón en la zona lumbar ayuda a reducir la presión y ajustar la columna en su po­sición correcta. Además, las rodillas deben estar un poco más elevadas que las caderas: apoyar los pies sobre un ta­burete resulta un buen truco para lograrlo.

-Mejorar el andar. Cuando ca­mine, asegúrese de colocar un pie delante del otro, flexionando ligeramente las rodillas y manteniendo un ritmo estable: sólo así se reduce la presión so­bre la espalda al movilizarse.

Consejos saludables para mantener la espalda recta

-Modificar la pose para dor­mir. Mientras se descansa por las noches se tiende a dormir boca arriba, poniendo todo el peso del cuerpo sobre la espal­da. Para evitar esto, coloque una almohada debajo de las ro­dillas, para equilibrar el peso,- si duerme de costado, colóquela entre las piernas para obtener el mismo efecto. Además, ase­gúrese de que su colchón sea firme y no demasiado suave.

-Mantener el peso ideal. El exceso de masa corporal pone presión extra sobre la es­palda, por lo que re­sulta importante tra­tar de mantener el pe­so dentro del mar­gen indicado co­mo ideal por un especialista.

-No flexionar la columna al mover objetos. Para trasladar un ob­jeto pesado < voluminoso de un lugar a otro no tire de él doblando la espalda: empújelo con cuida­do, flexionando las rodillas y centrando el esfuerzo sobre sus piernas y brazos. Para alzarlo, póngase en cuclillas y levánte­lo al mismo tiempo que asu­me su posición original.

-No estirar la espalda. Si necesita alcanzar al­gún objeto ubicado en un estante alto, evite alzar los brazos y ponerse en punta de pie, por­que esto tensiona la columna. Para agarrar cualquier cosa que se encuentra por sobre el nivel de los hombros es bueno pararse sobre un banco o un taburete.

-Usar la fuerza de la piernas para levantar objetos. Es mejor agarrarlos desde el suelo, apo­yando una rodilla en el piso y manteniendo la otra pierna flexionada, al levantarse, co­loque toda la tensión sobre ellas y no sobre la columna.

-Mantener los objetos cerca del cuerpo. Alejarlos o car­garlos con los brazos extendi­dos aumenta la presión sobre las vértebras. Lo mejor es llevarlos cerca del cuerpo, pega­dos al pecho.

-Tratar los dolores de espal­da. Tanto si se sufren por es­coliosis como si son producto del cansancio o de una mala postura temporal, apliqúese productos antiinflamatorios y cremas especiales para aliviar el dolor. También puede utili­zar compresas, siempre que sean frías.

-Dejar de fumar. La nicotina que contienen los cigarrillos, entre muchos otros efectos nocivos, reduce el flujo de sangre a los discos que prote­gen las vértebras, facilitando la desviación de la columna. Además, aumenta el dolor de espalda.

Mas noticias sobre : Musculoesqueleticas
Comentarios : (0)