La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado y que puede estar ocasionada por distintos factores.

La hepatitis puede ser aguda (de transcurso rápido) o puede ser crónica. Puede ocasionar daño hepático, insuficiencia hepática y en los casos más graves cáncer de hígado.

Algunos síntomas de la enfermedad son: dolor abdominal, orina turbia, deposiciones pálidas o color arcilla, fatiga, fiebre, prurito generalizado, ictericia, náuseas y vómitos, inapetencia, pérdida de peso. Las hepatitis B o C, pueden aparecer sin mostrar síntomas la primera vez que aparecen, pero pueden ocasionar insuficiencia hepática posteriormente.

Las diferentes causas de la hepatitis:

La hepatitis puede tener un origen infeccioso (viral, bacteriana, etc.), inmunitario (hepatitis autoinmune) o tóxico (por venenos, medicamentos, alcohol, etc.).

Las hepatitis infecciosas pueden ser ocasionadas por bacterias, parásitos o virus como el de la hepatitis A, B, C o D.

La hepatitis de origen inmunitario es ocasionada por células del sistema inmunológico que atacan al hígado.

Las hepatitis tóxicas pueden estar ocasionadas por sustancias tóxicas, hongos venenosos, alcohol. También pueden incluirse aquí las hepatitis de origen medicamentoso, provocadas por sobredosis de ciertos medicamentos como el paracetamol, que pueden incluso provocar la muerte.

La hepatitis también puede ser causada por afecciones hereditarias como la hemocromatosis (exceso de hierro en el cuerpo) o la fibrosis quística.

La enfermedad hepática también puede ser causada por trastornos hereditarios, como la fibrosis quística o la hemocromatosis, una afección que consiste en tener demasiado hierro en el cuerpo (el exceso de hierro se deposita en el hígado).

La enfermedad de Wilson, una alteración metabólica, puede también ocasionar hepatitis por acumulación de sustancias a nivel del hígado.

Agentes virales de la hepatitis:

• Hepatitis A: es ocasionada por el virus (VHA), de transmisión fecal-oral, por contacto con objetos contaminados o directamente con las heces de un enfermo, alimentos contaminados, agua contaminada, falta de higiene, insectos, etc. Existen vacunas para prevenirla, pero la mejor medida es la higiene adecuada.

• Hepatitis B: es una enfermedad grave ocasionada por el virus (VHB), que se transmite a través de la sangre (por transfusiones, uso de jeringas contaminadas) o por contacto sexual por medio de la sangre y los fluidos corporales. Puede ocasionar una infección aguda o crónica. Cuando permanece en la sangre, puede ocasionar cirrosis, insuficiencia hepática, cáncer de hígado e incluso la muerte.

• Hepatitis C: ocasionada por el virus (VHC), se transmite por vía parenteral, por contaminación con sangre infectada. También provoca hepatitis crónica, cirrosis, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y la muerte.

• Hepatitis D: ocasionada por el virus (VHD), presente en la sangre de los enfermos.

Mas noticias sobre : Hepatitis
Comentarios : (0)