Alergia alimentaria: síntomas y causas

No es novedad que las alergias ganan terreno cada día y que los niños son los más afectados por esta condición, pero un caso aparte lo constituye la alergia alimentaria, que es una respuesta inmunitaria desmesurada al consumo de ciertos alimentos alérgenos.

El sistema inmunitario tiene como objetivo proteger a nuestro organismo contra sustancias potencialmente nocivas como los virus, las bacterias y toxinas, pero en algunos casos reconoce a ciertos alimentos como peligrosos liberando histaminas, que son las causantes de los síntomas alérgicos.

Si bien cualquier alimento podría ocasionar una alergia alimentaria, hay determinados alimentos que se consideran los principales alérgenos: huevos, leche, pescados, mariscos, maní, soja, frutos secos, trigo y cítricos. También los aditivos alimentarios son responsables de muchas de las alergias alimentarias.

Un caso particular de alergia alimentaria lo constituye la alergia bucal, que afecta a la boca y la lengua, luego del consumo de algunas frutas y verduras frescas como manzana, piña, melón, entre otros. Esto se debe a que contienen una sustancia de estructura parecida al polen.

Síntomas y tratamiento de la alergia alimentaria

La reacción alérgica se presenta mayoritariamente al consumir alimentos crudos y su gravedad depende de la cantidad ingerida. Los síntomas suelen aparecer en un período de dos horas luego de la ingesta del alimento en cuestión. Ocasionalmente, los síntomas pueden aparecer transcurrido este lapso.

Síntomas: Los síntomas más frecuentes de la alergia alimentaria incluyen urticaria, sibilancias, voz ronca, cefalea, dolor abdominal, diarrea, dificultad para deglutir, comezón, congestión nasal, mareos, desmayos, náuseas, rinorrea, hinchazón (en párpados, cara, labios o lengua), cólicos estomacales, dificultades respiratorias, vómitos. En los casos graves se puede presentar también un descenso en la presión arterial y bloqueo de las vías respiratorias.

Tratamiento: El único tratamiento realmente efectivo contra la alergia alimentaria es evitar completamente los alimentos responsables de los síntomas. Los tratamientos con antihistamínicos solo sirven para disminuir los síntomas puntuales, que se repetirán cada vez que se ingiera el alimento y en muchos casos, la respuesta inmunitaria aumentará con el tiempo.

Prevención: La lactancia materna puede contribuir a prevenir la aparición de alergias, ya que de este modo, la madre pasa al hijo parte de sus anticuerpos. En los niños, es conveniente demorar la introducción de alimentos alérgenos en su dieta, para darle tiempo al organismo a desarrollar un sistema inmunitario más fuerte.

Mas noticias sobre : Alergias
Comentarios : (0)